Factores de salud cardiaca

  • Ser más activo
  • Controlar el colesterol
  • Comer mejor
  • Manejar la presión arterial
  • Bajar de peso
  • Reducir el azúcar en la sangre
  • Dejar de fumar

Reducir el azúcar en la sangre

¿Por qué reducir el azúcar en la sangre?

Si su nivel de azúcar en la sangre en ayunas está por debajo de 100, usted está dentro de los parámetros saludables. Si no es así, sus resultados podrían indicar diabetes o prediabetes. La mayor parte de los alimentos que consumimos se transforma en glucosa o azúcar para que nuestros cuerpos la usen para tener energía. Su cuerpo fabrica una hormona llamada insulina que transporta la energía de los alimentos a sus células.
 
Si su cuerpo deja de fabricar insulina o si la insulina deja de hacer su trabajo, su reserva de energía y azúcar en la sangre dejan de ser estables y esto puede resultar en serios problemas de salud como la diabetes. Las personas con esta afección por lo general se sienten extremadamente cansadas, porque las células no están recibiendo el combustible de energía que necesitan de manera regular. La diabetes puede causar que su nivel de azúcar en la sangre se eleve a niveles peligrosos y, cuando esto ocurre, es posible que su cuerpo trate de compensarlo tomando líquido de sus células para diluir el exceso de azúcar, lo que le provocará mucha sed y problemas de hidratación. Con el tiempo, los niveles elevados de azúcar en la sangre pueden dañar su corazón, riñones, ojos y nervios.

Aunque la diabetes se puede tratar y se puede vivir una vida saludable con esta afección, aun cuando los niveles de glucosa están bajo control aumenta considerablemente el riesgo de enfermedades del corazón y ataque al cerebro. De hecho, la mayoría de las personas con diabetes mueren por algún tipo de enfermedad del corazón o vascular.

¿Por qué es importante para mi salud reducir el nivel de azúcar en la sangre?

Reducir el nivel de azúcar en la sangre ayuda a proteger su órganos vitales. Al reducir el exceso de azúcar, usted se asegura una mejor posibilidad de tener una vida saludable. La American Heart Association considera la diabetes uno de los seis principales factores de riesgo controlables que causan la enfermedad cardiovascular. Cuando la resistencia a la insulina o la diabetes están presentes junto con otros factores de riesgo de enfermedad cardiovascular (como obesidad, presión arterial alta, colesterol anormal y niveles altos de triglicéridos), el riesgo de enfermedades cardíacas y ataques al cerebro aumenta aun más.

¿Qué puedo hacer para reducir el nivel de azúcar en la sangre?

Cuando se detecta diabetes o prediabetes, un médico puede indicar cambios en los hábitos alimenticios, control de peso, programas de ejercicio y medicación para mantenerla bajo control. Es fundamental que las personas con diabetes se hagan chequeos regulares. Trabaje conjuntamente con su proveedor de atención de la salud para manejar la diabetes y controlar cualquier otro factor de riesgo. En general, usted debería:

  • Reducir el consumo de azúcares simples, presentes en gaseosas, dulces y postres con azúcar.
  • ¡Realizar actividad física en forma regular! La actividad física aeróbica de intensidad moderada ayuda al cuerpo a responder a la insulina.
  • Tomar medicamentos o insulina si el médico se los recetó.

La buena noticia es que al reducir el nivel de azúcar en la sangre, usted puede retrasar el progreso de complicaciones a largo plazo. A menudo, muchos cambios mínimos hacen un gran aporte para lograr sorprendentes mejoras en el control de la diabetes, incluyendo una menor necesidad de medicamentos.

Historia de éxito sobre el control del azúcar en la sangre:

Harry Moore, paciente de la AHA y portavoz de The Heart of Diabetes.

En el verano de 1994, estaba manejando un camión por una calle conocida cuando mi vista de repente se nubló. Una vez que el oftalmólogo revisó mi vista, me derivó a un médico de familia porque sospechaba que podía tener diabetes tipo 2.

Tenía razón. Sí tenía diabetes tipo 2, además de presión arterial alta y colesterol al límite. Tomé medicamentos durante un año, y esto me ayudó a mantener niveles normales de azúcar en la sangre y de presión arterial. Pero cuanto más aprendía acerca de las complicaciones a largo plazo de mi enfermedad, más deseaba mejorar mi vida. Comencé a realizar cambios pequeños pero importantes, como por ejemplo ordenar una hamburguesa con queso en lugar de tres. También comencé a caminar diez minutos por día. Cada semana agregaba un minuto más de caminata. Un año más tarde, caminaba 60 minutos por día los siete días de la semana y había bajado 35 libras.

¡Pero no me detuve ahí! Debía bajar más de peso, así que me uní a un grupo de apoyo para bajar de peso. Cuatro años después de mi diagnóstico, alcancé mi objetivo final de bajar 139 libras. Al cambiar mi vida, mi diabetes tipo 2 y otras afecciones mejoraron al punto de que mi médico pudo retirarme la medicación. Hoy lo celebro compartiendo mi historia con otros.