Factores de salud cardiaca

  • Ser más activo
  • Controlar el colesterol
  • Comer mejor
  • Manejar la presión arterial
  • Bajar de peso
  • Reducir el azúcar en la sangre
  • Dejar de fumar

Manejar la presión arterial

Por qué controlar la presión

La presión arterial alta es el factor de riesgo más importante de las enfermedades del corazón. Si su presión arterial se mantiene dentro de niveles saludables, se reduce la carga que deben soportar su corazón, arterias y riñones, lo que le mantiene más saludable por más tiempo.

La presión arterial alta, también conocida como hipertensión, implica que la sangre que corre a través de sus arterias lo hace con demasiada fuerza y ejerce presión sobre sus arterias, estirándolas más allá del límite saludable y causando desgarros microscópicos. Nuestro cuerpo comienza a funcionar entonces en el modo de sanación de lesiones para reparar estos desgarros con tejido cicatricial. Pero desafortunadamente el tejido cicatricial atrapa placa y glóbulos blancos, los cuales pueden convertirse en obstrucciones, coágulos de sangre y arterias debilitadas y endurecidas.

Si usted mantiene su presión arterial en niveles saludables:

1. Reduce el riesgo de que las paredes de sus vasos sanguíneos se estiren en exceso o se lesionen
2. Reduce el riesgo de que sus arterias se bloqueen, lo que también protege su corazón y su cerebro
3. Protege todo su cuerpo de modo tal que sus tejidos están regularmente abastecidos de sangre rica en el oxígeno que necesita.

¿Cuál es el costo de tener la presión arterial alta?

La presión arterial alta no controlada puede causarle daños o la muerte. A menudo se la denomina "asesino silencioso" porque no presenta síntomas. Aproximadamente 90% de todas las personas en los Estados Unidos desarrollarán hipertensión a lo largo de sus vidas y uno de cada tres adultos tiene presión alta. Sin embargo, muchas personas ni siquiera lo saben. La presión arterial alta no controlada mata gente y genera confusión y caos en muchas vidas porque es una de las causas de la enfermedad del corazón y el ataque al cerebro.

Las obstrucciones y los coágulos de sangre significan que una menor cantidad de sangre llega a los órganos vitales y, sin sangre, el tejido muere. Es por eso que la presión arterial alta puede causar un ataque cerebral, un ataque al corazón, insuficiencia renal e incluso insuficiencia cardíaca.

¿Qué puedo hacer para reducir mi presión arterial?

¡Buenas noticias! La presión arterial alta se puede controlar. Así su presión sea alta o normal (es normal si su presión sistólica es inferior a 120 mm Hg Y su presión diastólica es inferior a 80 mm Hg, ó <120/80) las modificaciones en el estilo de vida que enumeramos ofrecen un fantástico plan de vida saludable para todos nosotros.

Además, estos cambios puede disminuir su presión sin necesidad de recurrir a medicamentos recetados:

  • comer una dieta saludable, lo que incluye reducir la cantidad de sodio,
  • realizar actividad física regular y mantener un peso saludable,
  • controlar el estrés, limitar el consumo de alcohol y evitar el humo de tabaco.

 

Una historia exitosa sobre la presión arterial:

Tisha Dixon-Williams, 32 años, de Brooklyn, NY

Hace un año, Tisha pensaba que su estado de salud era bastante bueno, a pesar de su dieta a base de comida chatarra. Después de un tiempo empezó a notar problemas con su equilibrio y a sentir mareos. Cuando la pantalla de su computadora pareció volverse borrosa, pensó que necesitaba un nuevo par de lentes. "Finalmente fui a ver al médico y en ese momento mi presión arterial era de 190 sobre 120. Era un ataque cerebral caminante".

Tisha hizo algunos cambios importantes y ahora controla sus factores de riesgo mucho mejor. Mantiene su físico activo bailando, algo que siempre le ha gustado. Tisha también ha hecho otros cambios positivos en su estilo de vida, además de tomar medicamentos para la presión arterial.

"Aprendí que si uno controla... lo que se lleva a la boca, puede controlar cualquier cosa, como por ejemplo decir "no" a esa bolsa de patatas saladas. No soy una santa todo el tiempo, pero sí hago elecciones más prudentes. Aprendí que si controlo lo que como todo lo demás es pan comido, ¡y no es broma!"